Choose language "English" Choose language "German" Choose language "French" Choose language "Dutch" Choose language "Spanish" Choose language "Polish" Choose language "Italian" Choose language "Bulgarian"

Locura virtual

Second Life promete una segunda identidad, el escape defi nitivo a la imitación, una vida dentro de otra. Aquí, el motor de todo es el, cómo no, dinero.

A finales de diciembre, el Frente Nacional –un partido francés de extrema derecha- anunció la apertura de una sede dentro de Second Life, un universo online donde cualquiera puede crear personajes, objetos y edificios. Los extremistas no encontraron muchas simpatías allí. Según el periodista americano Wagner James Au (1), “después de que el Frente Nacional tomara la iniciativa, al menos dos grupos, antiFN y la Unidad de Izquierda SL se alzaron en su contra. Tenían pancartas, camisetas y vallas publicitarias en el territorio de los vecinos simpatizantes, todo ello dejando claro que la llegada del FN a Second Life no era en absoluto bienvenida“.

SL permite a los usuarios crear objetos e interactuar ampliamente en el entorno virtual, y esto incluye destruir otros objetos. Como cabía esperar, las manifestaciones se volvieron pronto muy hostiles. Primero hubo disparos, que ascendieron a explosiones y fuego armado constante, y entonces “un insurrecto emprendedor creó una granada-cerdo, la fijó a un disco volador y la lanzó dentro de la sede del Frente Nacional, donde explotaría en un polvo de metralla porcina”. Las peleas continuaron durante una semana, hasta que el 15 de enero el edificio entero del FN había desaparecido.

A primera vista parecen buenas noticias: ¡en el mundo virtual, nadie apoya a los extremistas y gente de todo el mundo se une para echarles! Pero el Frente no fue a SL para ganar nuevos votantes. Fue para conseguir publicidad gratis, y la consiguió. La historia apareció en numerosos periódicos en Francia, pero también en muchos otros países.

Relaciones Públicas

Eso es de lo que va Second Life: relaciones públicas. Está diseñado para crear acontecimientos noticiosos, para ser un mediador del mundo real. El 27 de enero, los usuarios estadounidenses del grupo de SL Netroots organizaron una manifestación contra la guerra en Irak. Según los coordinadores, personas de siete países se unieron a ella (2). Esto parece increíble, salvo porque solamente aparecieron 120 personas y la manifestación era una manera apoyar la protesta en el mundo real, no un acontecimiento en sí mismo.

En diciembre de 2006, la organización española Mensajeros por la Paz utilizó SL para obtener fondos para su causa. Crearon el personaje virtual de un mendigo, con un cartel pidiendo dinero a la gente. Tras una semana, el personaje había obtenido unos treinta euros, lo que está lejos de ser impresionante. Pero como dijo su representante, “el objetivo principal no es sólo el dinero, sino concienciar a la gente”. Una cosa está clara: vengan de los residentes o de entidades del mundo real, la gran mayoría de acontecimientos que ocurren en SL son de hecho operaciones de relaciones públicas camufladas.

El 29 de enero, Suecia anunció que pronto abriría la primera embajada virtual de la Historia. Pero el movimiento no vino del Ministerio sueco de Asuntos Exteriores, sino del Instituto Sueco, una institución promocional. De hecho, la llamada embajada no ofrece visados ni ningún servicio oficial. Su objetivo es informar a los residentes de SL sobre Suecia y, por supuesto, dar al país una imagen moderna.

Gran negocio

Si Suecia fue el primer país en tener representación en SL, muchas empresas ya habían tenido reuniones o abierto sedes allí. Siguiendo el ejemplo de marcas como IBM o Adidas, el grupo bancario holandés ABN abrió una sucursal en SL en diciembre de 2006. Aún no ofrece ningún servicio bancario, solo “asesoramiento financiero”.

Desde octubre de 2006, la reputada agencia de noticias británica Reuters tiene una oficina permanente en SL. Durante el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), el reportero de Reuters se las arregló para entrevistar a los presidentes de EasyJet y Skype, así como a varios ejecutivos de alto nivel.

Autor: Martin Lafréchoux


contact | partners | press | © indigomagazine.eu 2007-2009 | programmed by Rüdiger Scheumann | hosted by mmvi