Choose language "English" Choose language "German" Choose language "French" Choose language "Dutch" Choose language "Spanish" Choose language "Polish" Choose language "Italian" Choose language "Bulgarian"

The Pervert's Guide to Cinema

El homenaje de Sophie Fiennes al filósofo eslovaco Slavoj Žižek destapa los secretos más oscuros de las profundidades del psicoanálisis y revela cómo el cine nos hace creer que podemos llegar a la verdad.

El homenaje de Sophie Fiennes al filósofo eslovaco Slavoj Žižek (en la foto) destapa los secretos más oscuros de las profundidades del psicoanálisis y revela cómo el cine nos hace creer que podemos llegar a la verdad.

La cineaste Sophie Fiennes hace referencia a las fantasías de Zizek para planetar un recorrido psicoanalista por el cine. The Perverts Guide to Cinema es el cuestionamiento del cine a través del psicoanálisis. Invita al espectador a preguntarse qué es lo que el cine revela sobre nosotros mismos. El mayor logro de Zizek es explicar sus análisis y teorías a través de la cultura popular, especialmente del cine. Su libro, Everything You Always Wanted to Know about Lacan (But Were Afraid to Ask Hitchcock), es un ejemplo de ello.

Con su particular tono provocativo, Zizek comienza su recorrido por la historia del cine con la siguiente consigna: “el cine es la perversión artística elevada a la máxima potencia: no te da aquello que deseas; te dice cómo desear”. Pero no sólo el cine. También nuestro guía está en cierto modo “pervirtiéndonos” al descubrirnos lo que Hitchcock, Lynch, Chaplin, Tarkovsky, Kubrick y demás dejan ver sobre nuestra oscura relación con el inconsciente, los vínculos entre fantasía y realidad, etc. En cuanto al sexo, por ejemplo, Zizek se pregunta por qué necesitamos fantasías para excitarnos. En  Pevert´s Guide to Cinema se ayuda de la fantasía de Melanie en Los Pájaros, de Hitchcock. Cuando la protagonista navega por Bahía Bodega antes de encontrarse con Mitch, se imagina en la cama con él. En el documental, Zizek actúa como si fuera Melanie, copiando las tomas y los decorados.

De hecho, a la vez que Zizek comenta sus películas favoritas, se introduce en ellas haciendo tributo a sus escenarios. Otro ejemplo viene a ser cuando, desde el sótano de la película Psicosis, habla de la escena de El Club de la Lucha en la que el narrador (Edward Norton) se golpea a sí mismo. Zizek explica que no se trata de una expresión de perturbación masoquista, sino que de cómo para resistir a las adversidades tenemos primero que luchar contra nosotros mismos, contra nuestras esclavitudes.

Al final, lo más perverso de la cinta es el “original concepto de entretenimiento obsceno de Zizek”. Después de haber visto su película, uno no puede volver a ver cine con la misma pasividad que mostramos normal- mente. En ella, hay toda una reflexión sobre la pasividad del espectador. El cine, desde su esencia ficticia y la distancia que interpone la pantalla, es seguro para nosotros: refleja nuestros miedos y deseos “manteniéndolos a una cierta distancia, domesticándolos”, como apunta Zizek. Sus referencias a David Lynch tratan este tema, ya que el cineasta norteamericano consigue crear en sus películas una enorme tensión, cruzando la línea a partir de la cual el espectador se siente seguro. El documental acaba con una llamada a entender el cine como un arte esencial en nuestra realidad. Los grandes cineastas son fundamentales, pues nos hacen confrontar aspectos de la existencia que no nos plantearíamos de otra manera. Sophie Fiennes ha triunfado con The Pervert´s Guide to Cinema, pues consigue convertir un documental en una experiencia mediante la cual el espectador llega a entender la “mirada per- versa” que Zizek tiene del cine.

Autor: Chloé Belloc
Traductor: Alfredo Poves

Entrevista con Sofie Fiennes

No es un pájaro, no es un avión, es... Slavoj Žižek

Aaron Schuster entrevistó a la directora Sophie Fiennes sobre el documental The Pervert‘s Guide to Cinema, actualmente proyectada en los festivales de cine internacionales.

AS: ¿Cómo se te ocurrió la idea de este proyecto y qué querías conseguir con él? ¿Estás interesada concretamente en Zizek o en el psicoanálisis y la teoría cinematográfi ca en general?

SF:
Todo empieza con el objetivo de entender mejor algo por lo que te sientes atraído… No sé a dónde quería llegar en un principio, pero deseaba profundizar en el tema y quería enfrontar también a la audiencia con ello, y crear una película te permite hacerlo. Siempre hay un cierto grado de riesgo. Estoy muy interesada en el psicoanálisis. Creo que tiene la clave de algo que necesitamos ahora más que nunca si queremos entendernos a nosotros mismos como una especie. Lo cierto es que no leo mucho sobre la teoría cinematográfica aparte de la de Zizek (…). Como cineasta, me encanta lo que dice Zizek sobre las películas: para mía es práctica, teoría y filosofía todo en uno. No me veo a mí misma haciendo el tipo de película-retrato de algún artista o filósofo en la que ellos se ponen a hablar sobre sí mis- mos con la pretensión de ser objetivos. Prefi ero hacer un documental sobre ellos haciendo lo que en realidad hacen.

AS: Si recuerdo correctamente, la película termina con Zizek preguntando si el cine puede hacer frente a la verdad absoluta del deseo o si eclipsa esta verdad con bonitas ilusiones. Por un lado, esto se acerca a la idea de Nietzsche de que “tenemos arte para no morir por la verdad”; por el otro, también hace referencia a la famosa frase de Jack Nicholson en “Algunos hombres buenos”: “¿Quieres la verdad? ¡No puedes con la verdad!”. El cine parece debatirse entre descubrir la ofuscación real o la ideológica, un problema muy actual. ¿Qué podemos esperar del cine hoy en día? ¿Qué opinas sobre la idea de que la finalidad del arte es revelar una realidad insoportable para hacer la (un poco más) soportable?

SF:
Me gusta lo que has dicho y yo también creo en esa tensión que hay en el cine. No creo que lo insoportable se pueda hacer soportable. Es lo que es: inaguantable. Y opino que lo que es insoportable es la propia ansiedad: angustia por la culpa, un sinsentido, y la finitud. Pero a lo mejor el cine nos permite creer que podemos manejar ‘la verdad’ y, por lo tanto, ayuda a vivir con ella. Nos da ‘coraje holandés’, un tipo de confianza falsa en nuestra capacidad para manejar las cosas. Por eso nos gusta, como el alcohol. A lo mejor deberíamos ser más humildes y decir que este falso coraje es el alcance de nuestra capacidad de aguante. Deberíamos avergonzarnos pero, como los héroes de Beckett, prepárate para reírte de nuestra miseria y, por tanto para deshacerte de esa angustia insoportable a través de la propia pérdida. Me encanta lo que dice Zizek sobre que el deseo es la ‘herida’ de la realidad. Y así el cine nos pone una doble prueba: Juega con “nuestro deseo” y genera angustia a través de esa misma acción, que es por lo que los directores son personajes semidivinos que nos traen tanta diversión como devastación.

AS:“La única mujer buena es la mujer muerta”. ¿Qué tienes que decir?
SF: Recuerda lo que hemos dicho antes: el deseo femenino es una amenaza para el hombre… Scottie (de Vértigo, Hitchcock) borra la identidad de Judy y la convierte en una mujer ficticia (que está muerta pero que nunca existió), mientras que Judy está profundamente enamorada de Scottie. Sin embargo, ella no puede mostrarlo y sólo puede acostarse con él en su imaginación. La cara que tiene cuando sale del baño está llena de anhelo y rabia. Creo que esta mirada es mucho más impactante que lo que Slavoj tiene que decir. Revela la aterradora dimensión de la brutalidad entre sexos. Es interesante cuan literal es en la película esta imagen de la mujer muerta. Si piensas en la escena de la tienda de vestidos, cuando Judy está en el sofá con Scottie… En el pecho lleva sujeto un broche de flores blancas. Si esto es un símbolo del sexo femenino, ¡el suyo está ahí para que lo vea Scottie! Pero Scottie se deshace de esto con una mirada de desdén y algo maternal al pelo que lleva ella recogido en un moño. Tengo la sospecha de que este aspecto de la teoría no llega a los espectadores masculinos de The Pervert’s Guide to Cinema. Oyen esta frase de Zizek y, como por arte de magia, eliminan todo el contexto- pero deberían preguntarse por qué el público femenino disfruta tanto con esta parte. Es una gran descripción de las rarezas del hombre y cómo, por ser mujeres, podemos elegir si morir o no. Creo que es una afirmación muy provocativa.

AS: ¿Cuál ha sido la reacción hasta el momento hacia The Pervert’s Guide to Cinema?

SF: Parece que a la gente le gusta mucho. Esto es muy agradable para mí porque son veinte horas de duras transcripciones con las que luché muchos meses (…). Es impresionante cómo cambia una frase, se vuelve más aguda, más amenazante, más excitante, dependiendo de dónde la cortes… Eso es la dirección cinematográfica. Es como si Slavoj fuese Dios y yo San Pablo.


Traductor: Alfredo Poves


contact | partners | press | © indigomagazine.eu 2007-2009 | programmed by Rüdiger Scheumann | hosted by mmvi